Al proyecto miedo le falta el viagra

Solía vivir en una zona castellanoparlant del Pais Valencià donde aprendí el castellano y el catalá – este último a la sorpresa enorme de mis vecinos madrileños y murcianos.  Me gustan los idiomas, y la verdad es si puedes soportar los laberintos de la gramática gaélica y su ortografía torturada que hace la inglesa aparece supersencilla, los idiomas latinos no son demasiado dificiles.

Lo que más me sorpendió a mí era que mis vecinos me dijieron que no podían entender ni el catalán escrito, algo que me pareció todo ridículo. ¿Cómo que nó? Ya hablaban castellano mucho mejor que un extranjero como yo, debe haber sido fácil.  Naturalmente la verdad no era que no podían entenderlo, sino no lo querían.  Pero eso es otra historia …

Pero hay más personas que sí quieren entender, y sé que hay mucho interes en los paises de Iberia en lo que pasa en el debate escocés y el referendum de independencia de septiembre del año que viene.  Porque soy muy preguntón, y quiero saber lo que dicen los otros de nosotros, leo con interés los, pues, informes de los periódicos españoles sobre mi país.  Son los mismos informes de la prensa unionista británica, aunque con aun más errores – algo que no es nada fácil con la cantidad de errores, mentiras, y desinformaciones que hay en la prensa británica.

Así, de vez en cuando voy a escibir algo en el castellano en este blog, para examinar los mitos y las desinformaciones unionistas.

Desinformación uno:  Todos las encuestas apuntan una victoria del No, olvidate de la independencia escocesa.

“Pues sí … ¿y tu punto es?”  Es un referendum único.  No son los comicios normales.  Las reglas normales no se apliquen. El No es el voto de defecto, el voto de ell@s que aun no han pensado en el tema ni decidido su opinión final.  Solo una minoría, alrededor de 20%, ya han decidido definitivamente que no – más o menos el mismo porcentaje en el censado de 2011 que dijieron que su identidad nacional era “británica”.  La mayoría de los Nos están abiertos a la persuasión, incluso buscan motivos para votar que Sí.  Así el voto No es muy frágil, y cuando los votantes se comprometen con el tema, muchos cambian su opinión, y muchas veces pasan directamente del No al Sí sin pasar por “No lo sé” en ruta.  El cambio contrario, un Sí a un No, no existe.

Lo soprendente, al menos por los unionistas y la prensa británica, es que esto pasa incluso cuando la presentación menosprecia la independencia.  Los votantes se dan cuenta que no existe un caso positivo por la Unión.  Los unionistas no pueden explicar como Escocia puede progresar mejor en la Unión que lo puede como un país independiente.  Encima tienen que argumentar que es mejor tener gobiernos que no votamos que los gobiernos que sí votamos.  Y aun peor, los gobiernos que no votamos son de los Tories.  (Odiamos a los tories.  Aquí tenemos más pandas gigantes que diputados conservadores.)  Pero lo que hace esto surrealista es que son los llamados laboristas que nos dicen que es mejor tener un gobierno Tory.  Bienvenid@s al mundo revuelto del unionismo.

En falta de un caso positivo, ni incluso una promesa definitiva de más poderes dentro de la Unión al parliamento en Edimburgo, la campañía de No solo puede recurrir a las tácticas de miedo.  Pero una campañía negativa es como una erección sin las ayudas del Viagra.  Solo se puede mantener durante un tiempo cortito, antes de que deja de penetrar.

El mes pasado había un debate transmitido en la BBC2 en vivo del Puente de la Unión en la frontera entre Escocia e Inglaterra, con participantes que aun no habían decidido como van a votar.  Como es normal en la BBC, que por supuesto, es la British Broadcasting Corporation (y no lo olvides), la presentación fue muy sesgada a la Unión, incluso con graficos que nos informaron que Escocia era UNO DE LOS PAISES MAS PEQUEÑOS DEL MUNDO en todo mayusculas en caso que olvidaste las gafas.

Nos informaron que nuestros hijos que viven en Inglaterra se convertirán en extranjeros.  ¡Qué horror!  Quizas coman el ajo y todo.  Nos echarán de la UE, pero a la vez nos forzarán a usar el euro.  No tendremos defensas, y nos costará billiones para crear las fuerzas armadas que no comprendrán más que una línea 0800 y una voz grabada diciendo “nos rendimos” en el árabe, el ruso y el chino.  Oh, y vamos a morir de la peste negra, o algo, no sé, había dejado de escuchar por este punto – fui a hacerme un té antes de que me convertiera en extranjero.

Los dos independentistas del panel hablaron del futuro, de la esperanza de algo mejor, y como lograrlo.  No hay una visión por una Escocia independiente, sino hay miles.  Y la gente que vive en Escocia podremos decidir nuestro camino entre estas posibilidades emocionantes sin preocuparnos de los Tories o un partido laborista que basan su política en la necesidad de ganar los votos flotantes de conservadores del sur del Inglaterra.

Es sencillo.  Aqui estamos con el petroleo hasta las axilas, con el gas, con un montón de carbón, y con los recursos renovables de energía más potentes de Europa, y hay miles de personas que no pueden calentar sus casas.  Exportamos el pescado, el whisky, carnes, verduras, frutas, y hay gente que tienen que ir a los bancos de alimentacion para poder comer.  Somos un país rico, pero hay pobreza y una falta de infraestructuras.  Y las desigualdades van creciendo.

Esto no va a cambiar con la Unión.  Pero con independencia, por lo menos hay la posibilidad.  La decisión será nuestra.

Cuando votaron, los indecididos se habían convertido en una mayoría de Sí de 68%.  La presentadora se puso una cara.  “Naturalmente estos resultados no son cientificos,” dijo.  Y tampoco los argumentos unionistas.

Este no es el único ejemplar.  En el mes pasado había tres otros debates públicos.  En Dundee los estudiantes de la Universidad de Abertay eran 59% que No al principio del debate.  En este debate, el politico laborista George Robertson, ex-secretario general de la OTAN, informó a los estudientes que Escocia no necesita independencia, porque, al contrario a los catalanes, no tenemos idioma ni cultura.  Al final los estudiantes votaron 51% que Sí.  Mientras tanto, en Edimburgo un debate organizado por los PYMES resultó en un Sí de 73%.  Y en Clydebank en un debate de los sindicalistas la audiencia lo dejo muy claro que solo la independencia puede producir los cambios positivos que Escocia necesita.

Hay cientos de estos debates por todo el pais.  La campañía de Sí tiene miles y miles de activistas con entusiasmo y energía, la campañía de No solo tiene los medios de comunicación en las que ya hemos perdidos la fe.

Acaban de empezar, persona por persona, y puerta por puerta, llevan el mensaje de Sí, y van cambiando Escocia.

Advertisements

4 comments on “Al proyecto miedo le falta el viagra

  1. Qué estupendo que hayas decidido escribir en español también! 😀

  2. James D says:

    É che o que hai, meu, pero imos gañar, porque temos fé nun mondo mellor!
    Saudos dende Galiza.

  3. Mark Piggott says:

    Como dicen el perrito, nos van ganando poco por poco y si, nos van a ganar el referendum por el 18/09/2014.
    Bien dijo perrito rojito 😉

  4. Euge Arrizabalaga says:

    Kaixo! Te robo el post para enlazarlo en el facebook. Me ha gustado mucho. Suerte!! Gora Eskozia Askatuta!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s